Ir al contenido principal

Entradas

Hitch

"Nunca trabajes con niños, con animales o Charles Laughton." Alfred Hitchcok.

- No podemos excedernos de ochocientos mil dólares, amigo.- Dijo el orondo individuo que se retrepaba en el sillón. Fue su única intervención en la discordia que se había suscitado en torno suya. Ajeno a cualquier etiqueta, observaba cómo su agente se peleaba con el representante del estudio de cine, que no entendía las razones de un  proyecto tan descabellado. 
- ¿Quién nos dice que no esté acabado? Su mejor tiempo ha pasado, y las imágenes violentas no venden- El directivo de la Paramount creía sinceramente que con la propuesta, Alfred Hitchcok había perdido definitivamente la chaveta. Frunció su entrecejo para entre la humareda de su pitillo, pontificar.- Su target no lo entendería, ¿ quién se espera que la última película del gran Alfred, toda una leyenda, se ruede en blanco y negro, además con un presupuesto ínfimo?- Miró enojado al genio que no variaba el rictus más allá de la penumbra de la pi…
Entradas recientes

El tedio de la eternidad

Soñaba con el marfil de sus posaderas, o el brillo cárdeno de sus labios. Pero ella envejeció como un odre y se fue, tornando mi eternidad en segundos angostos de gran tormento. Nunca imaginé que el dolor por la pérdida del ser amado fuese tan grande, sin embargo, no pude resistirme a cumplir su voluntad, para perderla para siempre. Recuerdo que subido a las almenas, que habían construido los boyardos más jóvenes, le susurré al oído. - Ven conmigo, querida.  - De qué vale la eternidad si no la compartes con tus seres queridos. - Me tendrás a mí.- Yo ya había muerto a manos de los turcos, que jugaron con mi cabeza a eso que llaman ahora fútbol. Pero mi alma negra flotó impelida por los espíritus del maligno, para llegar adonde se hallaba mi condesa.- Por favor, estaremos juntos para siempre. - Te tendré hasta el final de mis días, cuando muera definitivamente. Las personas mueren cuando mueren quienes las recuerdan.- Dijo aquella anciana que había amado como a nadie. Ni siquiera amé tantí…

El alzheimer de Paris y la manzana de la discordia

A los cristianos, la manzana fementida, nos evoca al objeto de la discordia en el Paraíso, cuyo disfrute nos despojó de él. Veleidosa Eva, a la que achacaremos nuestra forma insidiosa  de ganarnos la vida, esto es, a que debamos sudar la tinta gorda para ganarnos el sustento, en vez de que éste llegue caído del cielo. Pero parece un mito que se repite como otras "fábulas" de la cultura occidental y porqué no de la universal (el gran diluvio o los cometas que parecen carros de fuego, también las historias  de los tres dioses de los belicosos higüey, que nos recuerdan a la Santísima Trinidad) tienen ese dejo místico que nos hacen razonar de forma trascendente, con relación a un pasado común.

Otro caso de la manzana fue el que protagonizó el inefable Paris, causante de desdichas para buena parte de los troyanos, que se vieron envueltos en una guerra por culpa de los amores del hijo del rey. Recordemos que hasta el descubrimiento de Troya, los historiadores creyeron que todos lo…

De las Casas y los indios

Los caballos piafaron como bestias venidas de otro mundo; sus jinetes con armaduras que emitían fuertes destellos, les habían deslumbrado en medio de las arenas de la playa. En la tribu le aseguraron que  salían rayos de las bocas estrechas de aquellos artilugios, y que cada vez que relinchaban las bestezuelas: cientos, miles de espíritus malignos salían proyectados al aire. Recordó como al socaire de la maleza, reptó atraído por la curiosidad de los nuevos visitantes. Una vieja leyenda hablaba de unos dioses que llegarían por mar ¿ Se había cumplido la profecía?Recuerdos y más recuerdos.  ¡ Había ocurrido hace tanto tiempo! Porque esos seres divinos se habían quedado para siempre, y a épocas de muchísima hostilidad se sucedieron otras etapas de una relativa calma. Sin embargo, él quiso ser siempre libre, no entendía de ningún tipo de sometimiento ni de encomienda, por lo que el hechizo primero de la curiosidad quedó definitivamente conjurado, para despertar una belicosidad que era pr…

Campos roturados

Acerca del bagaje controvertido de Mijaíl Shólojov como altavoz cultural de las autoridades soviéticas,  han circulado ríos de tinta. El presunto colaboracionismo y dejadez respecto al trato dispensado por las autoridades de la dictadura comunista a los intelectuales de la época, como el gran vate Ösip Mandelshtam, no logran eclipsar sin embargo un gran legado literario. 

"Vivimos sin sentir el país a nuestros pies,
nuestras palabras no se escuchan a diez pasos.
La más breve de las pláticas
gravita, quejosa, al montañés del Kremlin...
"(1)
Epigrama de Ösip Mandelhstan

Porque cabe recordar a guisa de inventario, que Shólojov fue presidente de la Unión de Escritores soviéticos, y su quehacer en este sentido deja en algunos aspectos mucho que desear, por ser livianos en la crítica  tal y como señala Vitali Shentalinskyy recogimos en este link . Además, Mijaíl obtuvo el premio Nobel en el año 1965 a pesar de su clara significación política(2); muy reconocido en el extranjero gracias…