Ir al contenido principal

Alfonso Sastre, ¿una criatura de Bloch?


El Café Gijón envuelto en las brumas de los cigarrillos y de sus desesperanzas. Asoma por allí un joven hirsuto, enlutado, que fuma como un cosaco y que de vez en cuando se toma un carajillo. Extraño, garabatea notas que parecen aprehender la sustancia etérea que conforma la literatura. Su camisa negra, una mirada lacónica que no deja adivinar un atisbo de lo que desconsuela o en su caso anima, despierta el interés de la concurrencia. Ajeno al nuevo visitante, Don Camilo José Cela diserta sobre el gafe, no ha llegado al El Cipote de Archidona que alumbrará las crónicas sexuales y del disparate en años venideros, cuando uno de los contertulios del gallego, pellizca a su compañero. Todo un sacrilegio porque Cela tiene una aureola mágica al estar prohibidas parte de sus obras. - ¿Quién es ese solitario? - Le bisbisea con tal de no afrentar al futuro nobel.

- Alfonso, Alfonso Sastre.- El interfecto brama volutas de humo en una faz de fauno. Creativa, pero la mar de embrutecida a pesar de su juventud. 
- Y ese quién coño es.- El curioso no sacia sus ansias de entrometerse en la vida de los demás. Es uno de los tantos meritorios, que vaga en busca de una oportunidad que nunca llegará.- Y por qué viste de negro ¿ Se le ha muerto alguien?
- No, es existencialista, y por eso viste de negro. O quizá no tenga ropa de otro color.
- ¿Existencialista?
- Sí, los que siguen a Sartre y Camus. - Como le pone cara de póquer.- Los franceses comunistas que se rebelaron contra los invasores. 
- Muchas películas se han contado los franceses.- Entonces el futuro Cipote de Archidona alza sus ojos alevosos y reprende a los parlanchines. 
- A ver, Mínguez, o mingas, qué nos quiere proponer. Me callo para escucharte.- Estallan las risas, que llegan amortiguadas por la neblina del tabaco. Y el meritorio que nunca llegará a nada, se sonroja. Y mira con sonrisa helada al Señor Sastre. 


De Tamorlan - Trabajo propio, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=7911462
Café Gijón lugar clave de nuestra cultura.



Desnudemos entonces a Sastre, para que el fisgón quede saciado por fin. De insospechadas filias para un hombre de carácter borrascoso o cuando menos así se mostraba en numerosas entrevistas. Siempre nos pareció un hombre anclado a un pasado remoto, que se quiere recuperar. En este caso si nos ocupa un tipo que luchó a brazo partido contra el franquismo. Por otra parte, podremos haber barruntado infinitas cosas de un dramaturgo que se ha prestado a exponer su figura pública en numerosas ocasiones, y aun cuando no estemos ni mucho menos de acuerdo con algunos de los posicionamientos de Alfonso Sastre, sobre todo políticos, hemos de reconocerle un genio en su quehacer dramático ( sus últimos devaneos con la izquierda abertzale y el entorno filoetarra, pero en esta entrada buscamos aguas más mansas) . De la generación del 50, muchas son las muestras de su arte, hasta algunos prólogos tienen el fino tiento literario, y la vena poética que camufla con deleite en otros géneros. A pesar de que sus retruécanos suenen hasta grandilocuentes, como él mismo reconoce, tiene vicios y pasiones inconfesables, que cultiva casi de manera clandestina. Son debilidades que rozan lo pop y tocan pilares del capitalismo más kitsch

De ahí, que no sólo se sorprendiese cuando en una noche intempestiva, aporreasen su puerta. Llovía a cántaros, y el maduro escritor disfrutaba de un gozoso calor en el seno de su pieza. Papeles emborronados volaban sobre las mesas de su gabinete, libros apilados en farallones y que cuando Don Alfonso quería buscar una referencia, habría por fuerza de remover todo la pieza. "¡Roma con Santiago, Rediós! Dónde coño está La Arboleda perdida, pues perdida en todo tu maremagno, Alfonsito." Como los locos habla solo. Vuelve a sonar el timbre. Imposible, si soy un ermitaño. Hasta que abre a un emisario proveniente de no sabe qué mazmorra para encomendarle una tarea, que le dejó patidifuso y que abundó en su idea de un gran hermano. El era practicante asiduo y a escondidas de las lecturas escabrosas de Robert Bloch. Aunque había profesado su fe a hurtadillas, pues un individuo de izquierdas, perteneciente a la llamada gran cultura por sólidas razones, sus obras de teatro pacificistas, se deleitaba en el baño demorándose en el truño, leyendo el subproducto de Bloch.



By Will Hart - Flickr: 10 1st. Science Fiction, Horror and Fantasy Awards Luncheon 05-Dec-76 Robert Bloch with His Award, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=18511156
El inquietante Robert Bloch
Casquería imaginativa, excelentemente escrita, si bien, en el añorado paraíso comunista no había cabida para los degenerados que aparecían en los escritos del creador de Psicosis. "Si al hombre no se le explota, no se puede volver un orate" Se repite para orear el mantra de los leninistas. "El hombre no puede soñar, son los sueños del capitalismo los que nos pervierten" En cambio, a él aquellas historias le seducen. Y llega el emisario para que haga el prólogo de El terror volvió a Hollywood. Ese marchito emisario se arrellana en su sillón y se despabila el ron Caney, anoten, el mejor ron del mundo según el increíble Leonardo Padura que constituyen el polisón de sus noches. Sabemos que el gran Alfonso Sastre, a pesar de sus pecados veniales y flirteos con el totalitarismo, no se resiste al encargo, pues podemos leer la introducción a lomos de una recreación literaria. Aconsejamos la literatura de ambos. Incluso de Bloch que escarba dañino sobre las miserias humanas. El prólogo de Sastre vale su precio. Una maravilla con la que fabula el viejo cascarrabias. ¡ Viva la literatura!


Pd: Hagamos siquiera un recuento somero antes de concluir con tan inverosímil historia de la dilatada trayectoria del señor Sastre. Perteneció a la famosa Generación del 50 Sastre frecuentaba el Café Gijón algo desastrado en su vestimenta. Quiso definirse como escritor católico  con conciencia social - de aquellos polvos se suele decir, soñador que derivó en algo totalitario- de hecho como recuerda Fernán Gómez  que tenía fama de santurrón .Se adscribió a aquel grupo contradictorio con Alfonso Paso que quiso fundar un nuevo estilo de teatro, el GTR que suena a fabuloso automóvil. Un grupo de teatro realista en su larga trayectoria. Hay muchas obras magníficas, pero como no queremos abandonar el tono más lúdico, nos llama la atención los equívocos  que quiso enmendar en balde el autor en El pan de todos donde realmente quería hacer una loa al comunista qué fusila su propia madre que se lucra con el estraperlo. Al final se pinta a los comunistas como tan fieros que no tienen piedad ¡ni de una madre!  ( estraperlo proviene del escándalo que afectó a Lerroux Strauss y Pearl y que abordaremos en otra entrada). Por hoy concluimos, y más adelante analizaremos algunas de las obras de Sastre.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegoría dorada del Mago de Oz.

El maravilloso Mago de Oz, aparte de un fabuloso relato para luchar contra nuestros propios complejos - la inmensa telaraña que construimos en torno nuestra y que algún crítico ha tildado como un manual de autoayuda-  pues como decíamos, es un libro más alegórico de lo que parece a simple vista. A tenor de las divagaciones de  Paul Krugman, premio Nobel de economía algo extravagante en las conclusiones de sus artículos del New York Times(1),  bajo unas fórmulas claramente infantiles, el Mago de Oz esconde una mordaz diatriba contra el Patrón oro. Su autor  L. Frank Baum, un hyphenated, fue testigo de cómo muchos propietarios hipotecados del Estado de Kansas, que describe con una notable penuria en sus tiempos, perdían sus terrenos y eran expulsados de una actividad centenaria, que como granjeros habían desarrollado durante generaciones y generaciones familiares. Por aquella época finisecular - publicado en 1900- en plena era de la Primera globalización que acabaría como sabemos con un…

Musa de piratas y bohemios

Una humareda azul intensa como sus pupilas, se desprendió del cigarrillo con filtro. Sofisticada, gambeteaba por la malograda pieza con tiento, mientras expelía frases con su voz argentina y alguna palabra en francés. - ¿Así que usted es Don Ramón? ¿El famoso Don Ramón?- El literato asintió con aires principescos. La joven dama entretanto siguió revoloteando en torno suya, enervando por su extraordinaria belleza, al maestro. - ¡Quería conocerle si no es mucho fastidio, mom chéri!- El poeta calibraba la hermosura de aquel ángel caído del cielo. Unas incipientes ojeras denunciaban sin embargo, una vida disipada. Don Ramón no le quitaba ojos, estudiaba a la joven, porque quería llegar a sus propias conclusiones. Había oído hablar tanto de la musa de los bohemios parisinos, que le azuzó una curiosidad insana. Manco, estaba garabateando con el otro brazo, el derecho y el que le quedaba, unas notas de la próxima novela y vino aquella corriente impetuosa, que escupía preguntas sin parar.- ¿ …

Mary Celeste, el barco fantasma.

En los suntuosos recuerdos(1) de nuestra niñez, brillan los mapas imaginarios de corsarios y piratas, cuando en plenos vericuetos guadarrameños, aguardábamos agazapados en el campo a que pasasen de largo los mayores, para franquearnos el paso en el juego, al lugar donde presuntamente habían escondido el premio. En una de aquellas idas por el dédalo sembrado de pinochas, Toby, un precioso cocker spaniel, más avezado y buscador infatigable de viandas,  se hizo antes que nadie con el premio gracias a sus sensibles pituitarias. Poco después, el cordel de un chorizo de cantimpalo colgaba delator de su boca, y con cara jocunda, nos miraba altivo porque no alcanzaba a comprender el motivo de nuestras risotadas.  Fue gracias a La Isla del Tesoro (2), que descubrimos el placer de imaginarnos aventuras como las de su protagonista, Jim,  y convertirnos algún día en grumetes. A lo largo de nuestras vidas, recelamos de los Long John Silver o nos atrajeron los seres extraños como Ben Gunn, colmados…